2017, un año que podría ser crítico para la Unión Europea | La Cuarta Columna

Así se prevé el mundo en el nuevo año

2017, un año que podría ser crítico para la Unión Europea

Las elecciones en Francia y Alemania, la incertidumbre en Italia, el auge del proteccionismo y el aumento de las tensiones comerciales serán un auténtico reto para Occidente, al que se sumará la lucha contra el Estado Islámico y el resurgimiento de Al Qaeda


Imagen: Flickr/Clegg

El año 2016 se ha caracterizado por la convulsión política y los cambios a nivel mundial, que seguirán su curso a lo largo de 2017, en un mundo desarrollado cuya tendencia vendrá marcada por el envejecimiento demográfico y la disminución de la productividad, acompañada de las innovaciones tecnológicas y las pérdidas de empleo que éstas conllevarán.

En el centro del escenario se encontrará China, cuya economía seguirá inmersa en un proceso de desaceleración, al tiempo que intentará hacer frente a la pérdida de demanda después de décadas de crecimiento récord.

Todos estos elementos tendrán un impacto dramático y duradero en la economía mundial, según la agencia Stratfor, cuyos efectos podrían perdurar durante décadas.
Sobre el sistema económico también tendrán especial incidencia los nuevos giros políticos y el triunfo de las medidas proteccionistas, especialmente en Europa y en Estados Unidos, donde la victoria de Donald Trump es un buen ejemplo de ello.

El nuevo presidente republicano reivindica un repliegue de Estados Unidos para centrar las políticas de la Casa Blanca en los problemas internos, lo implicará una menor incidencia internacional, lo que generará problemas de defensa en la Unión Europea y sus aliados de Europa del Este.

Unas políticas que, en menor medida, ya inició Barack Obama, quien ha limitado la intervención en Oriente Medio mientras priorizaba los problemas a largo plazo. Sin embargo esto ha conllevado el auge del Estado Islámico.

La principal diferencia entre la doctrina Obama y los inicios de la doctrina Trump, señala Stratfor, es que el demócrata aún creía en la seguridad y el comercio global como mecanismos para mantener el orden mundial; mientras que Trump cree que las instituciones que gobiernan las relaciones internacionales son, en el mejor y en el peor de los casos, dañinas para los intereses de Estados Unidos.

Sin embargo, según el estudio, la revisión de las relaciones comerciales que propone Trump podría haber sido factible hace un par de décadas, pero no en el actual contexto, donde los avances tecnológicos y de fabricación se producen rápidamente y en donde las economías, grandes y pequeñas, comparten cadenas de suministro gracias a la globalización.

Esto significa que Estados Unidos no va a ser capaz de llevar a cabo cambios radicales y repentinos en el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte.

El único margen que le quedará a Washington pasará por imponer selectivamente barreras comerciales a China, en particular en el sector de los metales, lo que elevará el riesgo de tensión entre ambos países,  que ya se inició con las declaraciones de Trump, cuando cuestionó la política de “una sola China”.

Año crítico para Europa

En lo que respecta a Europa, este será un año crítico. Las elecciones en Francia y Alemania, así como la posibilidad de que también se celebren comicios en Italia, donde el Partido Movimiento Cinco Estrellas podría terminar gobernando, amenazan con socavar los pilares de la Unión Europea.

Las divisiones en Europa supondrán una oportunidad de oro para Rusia, que podría imponer sanciones y vetos a los productos europeos, ante la pasividad de Estados Unidos, mientras incrementa su influencia en las zonas fronterizas, especialmente en el Báltico.

En lo que respecta al conflicto en Siria, Stratfor cree que un acuerdo de paz seguirá siendo difícil de alcanzar. Rusia seguirá estrechando las relaciones con Teherán mientras la administración Trump enfríe el acuerdo nuclear alcanzado por el Gobierno de Obama con Irán.

Por su parte, Irán y Turquía seguirán compitiendo por su presencia en el norte de Siria y de Irak, con el Estado Islámico como principal objetivo. El grupo terrorista, que ya sufre un desgaste militar, incrementará los atentados y tácticas insurgentes, también en el extranjero.

Sin embargo el ISIS no será el único grupo yihadista del que preocuparse. Con toda la atención depositada sobre el Estado Islámico, Al Qaeda se ha ido reconstruyendo de forma silenciosa en regiones como el norte de África y la Península Arábiga, siendo probable que en 2017 reanude sus actividades terroristas.

En lo que respecta los precios del petróleo, éstos se recuperarán ligeramente en 2017, gracias, en parte, al acuerdo alcanzado recientemente por la OPEP -aunque ningún país vaya a respetar plenamente los requisitos para reducir la producción-.

Por su parte el año 2017 podría ser muy volátil para los mercados, agitados por la incertidumbre política, especialmente en la zona euro, y la escalada de los conflictos comerciales

Esta recuperación del precio del crudo supondrá un alivio para los productores de todo el mundo, aunque puede que no sea suficiente par Venezuela, inmersa en una gran crisis económica y humanitaria, en la que escasean insumos y productos básicos, mientras las relaciones entre el Gobierno y la oposición vuelven a tensarse por la negativa de Maduro a convocar un referéndum revocatorio.

La agencia Stratfor también considera que los días en los que los bancos centrales inundan los mercados con dinero en efectivo están llegando a su fin. Según el informe, ahora deberán ser los Gobiernos quienes asuman, a través de las políticas fiscales, el control del gasto, que reemplazará a la impresión de dinero como el motor principal del crecimiento económico.

El endurecimiento de la política monetaria en Estados Unidos y un dólar fuerte sacudirán la economía global durante la primera parte de 2017. Los más afectados, según Stratfor, serán los mercados emergentes con alta exposición a la deuda en dólares.

Entre ellos se encuentran Venezuela, Turquía, Sudáfrica, Nigeria, Egipto,Chile, Brasil, Colombia e Indonesia.

Por su parte el año 2017 podría ser muy volátil para los mercados, agitados por la incertidumbre política, especialmente en la zona euro, y la escalada de los conflictos comerciales.

Estados Unidos, bajo el Gobierno de Donald Trump, previsiblemente dará la espalda a los tratados e iniciativas de comercio global, mientras el Reino Unido, un importante defensor del libre comercio, está perdiendo influencia en una Europa cada vez más proteccionista.

Aún y con ello es muy probable que el comercio a nivel global siga creciendo, aunque los países dependientes de las exportaciones, como China y México, también se verán empujadas a proteger sus relaciones comerciales y buscar nuevos mercados.

El declive económico puede manifestarse de muchas formas, pero no todo serán malos presagios. 2017 puede ser un buen año para Japón, que empiece a adoptar una posición de fuerza poniendo en marcha reformas profundas para hacer frente al envejecimiento de su población y adaptarse a las cambiantes condiciones globales.

Los esfuerzos de Brasil y la India por combatir la corrupción mantendrán su impulso; incluso la India ha dado el ambicioso paso de encauzar su economía por el camino de la desmonetización.

En definitiva, 2017 será un camino lleno de baches; un año repleto de retos y de turbulencias, especialmente para Occidente y la Unión Europea, cuyo futuro ha empezado a estar en juego.

0 Comentarios


0 respuestas a “2017, un año que podría ser crítico para la Unión Europea”

Enviar comentario

Tu comentario sera publicado en breve