Hitler no quiso invadir Inglaterra | La Cuarta Columna

Reseña de "Kriegsmarine. La Flota de Hitler”

Hitler no quiso invadir Inglaterra

Santiago Mata documenta la falta de interés del dictador nazi por los preparativos de invasión de Gran Bretaña o que el Bismarck se autohundió, entre otros sucesos de la Segunda Guerra Mundial en el mar


Que Hitler nunca quiso invadir Inglaterra o que el acorazado Bismarck fue hundido por su propia tripulación no son hechos desconocidos para los especialistas, pero sí para el gran público. Ante este los presenta por primera vez el historiador Santiago Mata en esta historia de la armada de la Alemania nazi.

El historiador vallisoletano de 51 años, que ya publicó previamente en La Esfera una historia del arma submarina alemana (2015), así como una trilogía sobre historia de España (El tren de la muerte, 2011, Holocausto católico, 2013, y El sueño de la Transición, 2014) reconstruye ahora el proceso mediante el cual el mando naval alemán planeó atacar al Reino Unido y a Estados Unidos a pesar de las reticencias de Hitler.

Este y otros episodios revelan cómo el conservadurismo de la Armada alemana tuvo como efecto relegarla a un papel secundario en la guerra, pero permitió a la su flota obtener notables victorias sobre sus enemigos hasta mediados de 1943, cuando ya las fuerzas armadas de tierra y aire -y también los submarinos- estaban siendo derrotados. Incluso la única y fugaz salida del acorazado Bismarck provocó en los aliados un miedo desproporcionado que los alemanes no supieron aprovechar.

interior

La invasión fue posible

Entre otras revelaciones documentadas en este libro, está la de que el desembarco en Inglaterra (Operación León Marino) tuvo perspectivas de éxito que habrían tenido insospechada trascendencia. Sin embargo, la confianza de Hitler en que no sería necesario un desembarco para obligar al Reino Unido a pactar, unida al miedo del mando naval a encajar pérdidas como las de la invasión de Noruega dieron al traste con unos planes que, de haberse realizado, habrían cerrado un círculo de campañas victoriosas para la Alemania nazi.

En declaraciones a LA CUARTA COLUMNA, Mata opina que sobre Hitler “existe el mito de que era un ignorante en temas navales y por eso se enfrentó al Reino Unido, cuando la realidad es que fue la maquinaria de la Armada alemana la que en la Primera Guerra Mundial decidió retar a Inglaterra en el mar para arrebatarle su puesto de primera potencia mundia”. Siguiendo esa tradición, sería la Armada la que nuevamente empujara a Hitler a atacar al Reino Unido, a pesar de que el no quería.

La Operación León Marino (Seelöwe) fue, según muestra Mata, un plan detallado de invasión, “pero no existía voluntad de invadir por parte de Hitler. Si la invasión no se realizó no fue por falta de medios, o porque no se percibiera la conveniencia de llevarla a cabo, sino por falta de voluntad”.

Ello no obsta para que Churchill percibiera un riesgo mayor del real, y por ello denominara a ese período de la historia de Inglaterra como el de mayor peligro (“their finest hour”) y para hacer frente a ese peligro decidiera renunciar al Imperio Británico, al supeditarlo a Estados Unidos en verano de 1940 ofreciendo a Roosevelt, en el acuerdo de bases por destructores, a cambio de 50 viejos destructores con los que hacer frente a la invasión, bases militares en distintos puntos del imperio.

Paralelamente, para hacer frente a la bancarrota económica que suponía el continuar la guerra contra Alemania, Churchill supeditó la economía británica a la norteamericana, y a su vez Rooselvelt le pagó con la Ley de Préstamos y Arriendos de 1941, que supuso la entrega a fondo perdido de más de 31.000 millones de dólares. “Roosevelt consiguió así sin pegar un tiro que se le sometiera el Reino Unido, sin que los británicos fueran siquiera informados”; todo por miedo a una invasión que no iba a tener lugar aunque, eso sí, “la alternativa era haber pactado con Hitler, algo a lo que Churchill no estaba dispuesto, y que se supone es parte de su mérito”, concluye Mata.

0 Comentarios


0 respuestas a “Hitler no quiso invadir Inglaterra”

Enviar comentario

Tu comentario sera publicado en breve