Los Textos de las Pirámides | La Cuarta Columna

Arqueología

Los Textos de las Pirámides

Son un conjunto de textos religiosos, ceremoniales, fórmulas mágicas y rituales funerarios reservados únicamente a los faraones y reinas del antiguo Egipto, con el único fin de proteger el cuerpo del rey difunto para su futura resurrección en la vida eterna


Los popularmente conocidos como “Textos de las Pirámides” fueron descubiertos por primera vez en el complejo piramidal de Saqqara, cerca de El Cairo (Egipto). En dicho complejo se encuentra, actualmente en ruinas, la “casa del reposo eterno” perteneciente al faraón Unis/Unas, último rey de la V Dinastía. En el año 1881 el egiptólogo francés Gaston Maspero (1846-1916) exploró por primera vez las cámaras internas de las pirámides y descubrió, en los aposentos funerarios, corpus de textos religiosos y fúnebres esculpidos en las paredes, cuya datación los hace ser los pasajes más antiguos de la historia de la humanidad.

Las pirámides que se encuentran ilustradas con estos textos han sido datadas desde en torno al año 2375 a.C., época en la que el faraón Unis/Una inicia su reinado, hasta el año 2150 a.C., cuando el rey Qakare Ibi/Aba comienza a legislar, iniciándose así el I Período Intermedio (2200-2050 a.C.). La subestructura de las pirámides con textos, en la que englobamos cámaras, corredores y pasillos presenta un mismo patrón esquematizado.

Durante la etapa constructiva de las pirámides, las cámaras y corredores eran revestidos con piedra caliza, al contrario que los rastrillos de cierre y corredores horizontales, que están fabricados en granito. La parte oeste de la cámara funeraria podía encontrarse revestida con bloques de alabastro.

La creación de los Textos de las Pirámides

Este hallazgo despertó en la comunidad científica un súbito interés por conocer la motivación que impulsó a los antiguos egipcios a decorar sus tumbas con dichos textos, pues hasta entonces se creía que las pirámides eran anepígrafas, es decir, desprovistas de cualquier tipo de decoración iconográfica. Tras los estudios realizados por epigrafistas y lingüistas se descubrió que algunos pasajes ya habían sido compuestos y empleados a principios del Reino Antiguo (2700.a.C-2200 a.C), en la época Tinita (3100-2700 a.C.) e incluso en la etapa Predinástica (anterior al año 3100 a.C.); de ahí el uso de un lenguaje arcaico.

Se tiene constancia de que la trasmisión de los textos no era vía oral, sino que era reproducida a través de la copia de papiros que por desgracia no han llegado a conservarse de manera íntegra hasta nuestros días.

Disposición estructural de los Textos de las Pirámides

La primera persona europea que tuvo constancia de los Textos de las Pirámides fue el egiptólogo francés Auguste Mariette (1821-1881) en el año 1880, aunque sería su contemporáneo Gaston Maspero (1846-1916) quién llevase la ardua tarea de traducir las primeras inscripciones. Los Textos de las Pirámides fueron escritos en su mayor parte en columnas verticales esculpidas y repartidas por las diferentes estancias que conforman la pirámide.

A pesar de que todas ellas repiten un mismo patrón de reproducción, hoy en día sabemos que las pirámides que poseen textos no emplean las mismas formulas. La pirámide del faraón Unis/Una consta de un total de 228 inscripciones, un número muy pequeño si lo comparamos con la del faraón Neferkara Pepy/Peppy II, gobernador de la VI Dinastía, en cuya tumba se contabilizaron un total de 712 inscripciones, siendo la más completa de todas.

Debemos tener en cuenta que la elección de un mismo pasaje no implicaba que este fuese reproducido en una misma estancia, por tanto cada faraón podía plasmar en su “casa de reposo eterno” la misma fórmula que su antecesor ubicándola donde él la creyera oportuna. Incluso el orden de los textos podía ser dispuesto para que pudiera leerse de derecha a izquierda y viceversa. Lo único en lo que había que fijarse era en la posición de los signos jeroglíficos, pues estos se deben leerse en la misma dirección en la que se representa a los seres vivos.

Por tanto, ha de quedar claro que la función primordial de los “Textos de las Pirámides” es la de un conjunto de textos religiosos, ceremoniales, fórmulas mágicas y rituales funerarios reservados únicamente a los faraones y reinas del antiguo Egipto, con el único fin de proteger el cuerpo del rey difunto para su futura resurrección en la vida eterna.

Durante la etapa del I Período Intermedio (2200-2050 a.C.), la idea de concebir la “vida eterna” sólo a los faraones produjo enormes cambios en la mentalidad egipcia, y gracias a ello surgieron los llamados “Textos de los sarcófagos”, y posteriormente un compendio de sortilegios, erróneamente llamado “El libro de los muertos”, para poder ayudar al difunto a superar con éxito el arduo camino del Más Allá, así como el juicio de Osiris.

0 Comentarios


0 respuestas a “Los Textos de las Pirámides”

Enviar comentario

Tu comentario sera publicado en breve