Categoría: Noticias del País

El presunto suicidio del estudiante de medicina César Ulises Arellano activa el enojo y la impotencia de los ciudadanos. Mediante las redes sociales y marchas organizadas toman protesta y exigen a la Fiscalía de Jalisco transparentar la investigación.

César Ulises Arellano fue uno de los estudiantes desaparecidos en el estado de Jalisco. El lunes 19 de marzo, el estudiante de Medicina de la Universidad de Guadalajara (UdeG) fue visto por última vez en el municipio de Tala. El domingo 25 de marzo, 6 días después, encontraron el cuerpo sin vida en una zona de difícil acceso en la Barranca de Huentitán.

 

 

La noticia se esparció rápidamente en las redes sociales, donde varios usuarios manifestaron sus opiniones. Varias voces, entre ellas las de los directores Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y el actor Gael García Bernal, expresaron sus condolencias y lamentaron lo trágicos sucesos que acaban con los estudiantes mexicanos. Luego, la universidad UdeG confirmó en sus redes sociales la muerte del joven alumno del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

La información que había sido revelada hasta ese momento hacía suponer que el estudiante César Ulises había sido asesinado. Los ciudadanos exhortaban al gobierno que hallarán a los estudiantes y presentarán culpables pero las autoridades permanecieron en silencio.  Varias movilizaciones fueron encabezadas por universitarios con el lema NoSomosTresSomosTodxs y otras instituciones se unieron a la causa, lamentando las desapariciones forzadas y cancelando las clases.

Finalmente cuatro horas después del fatídico hallazgo el gobernador estatal dio un comunicado:

Aristóteles Sandoval, gobernador de Jalisco, dio una conferencia la noche del domingo para dar detalles sobre lo que, hasta ese mometo, había sido registrado como un secuestro realizado por un grupo armado. El mandatorio desconcertó a todos cuando implicó que existían varios elementos que apuntaban a que el joven había atentado contra su vida. Nunca mencionó la palabra suicidio. “Están plenamente detectados sus últimos trayectos, así como otros elementos de prueba. Por el momento los estudios que se han elaborado en las recientes horas desde su detección, no dan indicios de violencia física, coacción o algún otro elemento que nos lleve a pensar en un homicidio o algo similar; serán las (pruebas) periciales las que descarten cualquier otra hipótesis”, dijo el mandatario estatal.

Raúl Sánchez Jiménez, fiscal del estado, reforzó esta hipótesis este lunes durante una entrevista con Wendy Roa deImagen Radio.

“Aunque hace falta hacer más pruebas para tener un dictamen final, por las circunstancias que hubo alrededor de los hechos, nos hace pensar eso. El joven antes de salir de su casa cerró sus redes sociales y dejó sus cosas personales como celular y computadora”, dijo Sánchez.

Descartó que el caso se trate de un accidente “porque se le encontró con una cuerda alrededor del cuello, la cual según nuestras investigaciones compró antes de desaparecer”.

Sin embargo, las declaraciones de las autoridades son rechazadas por las personas que afirman conocerlo. Incluido Gustavo Cuevas quién afirma haber sido su pareja y publicó su dolor y descontento.

 

Varios usuarios dieron a conocer sus opiniones en contra del comunicado

Reacciones similares se leen en Twitter y Facebook.

Después de la conferencia del gobernador Sandoval, el periodista Ciro Gómez Leyva difundió una carta que el estudiante César Ulises presuntamente había dejado para justificar el presunto suicidio. “Perdón, estoy agotado, decidí buscar el descanso definitivo”, según el texto difundido.

Aún no se ha confirmado ninguna de las versiones, ni la familia de Arellano ni las autoridades locales han presentado una noticia definitiva del caso.

La Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de la Universidad de Guadalajara manifestó su desacuerdo con la actitud tomada por el gobernador en el caso del fallecido estudiante y le exigieron a él, a la Fiscalía General de Jalisco y al Instituto de Ciencias Forenses estatal que el peritaje sea transparente y público.

Junto a este reclamo, está el de todos: no a la revictimización y concluir una investigación seria sobre lo que ocurrió con César Ulises Arellano en la última semana. Pero también respuesta sobre la desaparición de los demás estudiantes en el estado de Jalisco.

Con información de huffingtonpost