El Patio Maravillas, a la espera del Espacio Municipal “prometido” | La Cuarta Columna

Señalan como objetivos Conde Duque o la calle Gobernador esquina con Paseo del Prado

El Patio Maravillas, a la espera del Espacio Municipal “prometido”

Tradicionalmente relacionado con la zona de Malasaña, el movimiento okupa espera con impaciencia que sus afines en el gobierno de Manuela Carmena les "instucionalicen" mediante la cesión de una sede estable en el centro de la capital como han hecho con el CSO La Traba en Legazpi


Se trata posiblemente del movimiento okupa más conocido de la capital, y uno de los que consiguió poner una “pica” en el gobierno municipal gracias a la antigua militancia en sus filas de varios miembros de Ahora Madrid. Sin embargo, las dificultades del consistorio regido por Manuela Carmena para ‘satisfacer’ las demandas “sociales” de este colectivo, ha provocado tensiones a lo largo del primer año y medio en el gobierno de la marca blanca de Podemos.

El Patio Maravillas es el movimiento cuyos “centros sociales okupas autogestionados” tradicionalmente se han situado en el entorno de Malasaña, distrito centro. Nace el 1 de julio de 2007, según relatan sus promotores, fruto de La Semana de Lucha Social, con el deseo de “construir democracia”, la conquista del “derecho a la ciudad” y generar otra política. Su primera ‘’okupación’’ se dio en un colegio abandonado situado en la Calle Acuerdo nº 8, de donde fueron desalojados en enero de 2009.

Tras este primer desalojo, el Patio ‘okupó’ su segunda sede, esta vez en la calle Pez 21, donde estuvo durante cinco años, para tras su expulsión trasladarse a Divino Pastor 9, y después de este penúltimo desalojo se fue a la Travesía de San Mateos nº 24. Nómadas de la okupación, esperan impacientes ahora a que sus afines políticos en el Ayuntamiento promuevan una cesión de Espacio Municipal como el otorgado en Arganzuela al colectivo “EVA”, dentro del cual se encuentra el CSO Okupa La Traba.

Para este fin, el Patio Maravillas cuenta con varios aliados en el gobierno de la ciudad, como es el concejal de Ahora Madrid, Guillermo Zapata, que fue imputado por un delito de usurpación del edificio situado en la Calle Pez, segunda sede del centro social, del que finalmente resultó absuelto. Ante este hecho, Zapata aseguró en su momento que ‘había dejado de participar en el Patio “cuando llegó la orden de desalojo”, una traición -entre comillas- a sus antiguos compañeros del polémico concejal de Cultura que fue apartado de su cargo tras hacerse público el humor negro de sus chistes sobre judíos en las redes sociales.

Esta no fue la última vez que se vio a Zapata defender a estos ‘’okupas’’, ya que junto con tres concejales más de Ahora Madrid, incluido el de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, decidió manifestarse junto con sus camaradas del Patio Maravillas tras el desalojo en noviembre del año pasado de la travesía de San Mateo, poniendo en un brete -de imagen- al gobierno de Manuela Carmena, que hasta ahora trata de contentar a los colectivos afines mientras encuentra la forma adecuada de satisfacer sus exigencias.

Asimismo, asistieron también a dicha protesta los concejales Celia Mayer y Montserrat Galcerán, además de los diputados regionales por Podemos Isidro López y Pablo Padilla, quien lucha al lado del Patio Maravillas como así lo declara en su biografía del  portal de Transparencia de Podemos, en el que afirma: ‘’ llevo varios años participando en diferentes luchas trabajando para defender (…) el derecho a una ciudad habitable y tener espacios gestionados por la ciudadanía (Patio Maravillas)’’.

Estos no son los únicos que se sienten afines a este centro social, ya que varios ediles de Ahora Madrid como Pablo Carmona o Rommy Arce  en diversas ocasiones no han ocultado su apoyo al colectivo okupa.

Una de las últimas polémicas que han rodeado a Ahora Madrid y El Patio Maravillas ha sido la retirada de un punto en el Pleno municipal sobre la creación de apartamentos turísticos en la calle Divino Pastor, antigua sede del centro social. Ante este repentino cambio, el concejal de Ahora Madrid y delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, comunicó que el cambio se debió al ‘’malestar por parte de colectivos vecinales’’ con respecto al auge de los servicios hoteleros en la zona centro de Madrid. Más tarde, se descubrió que ese grupo que ejercía presión era el CSO El Patio Maravillas, debido a una publicación en Twitter, en la que lo consideraban como una primera victoria.

¿Un futuro en el Conde Duque?

Pero la tensión entre gobierno y okupas llegó al punto más álgido cuando se especuló sobre la cesión de un palacete en la calle Alberto Aguilera al colectivo. Tras el anuncio del acuerdo alcanzado entre PSOE y Ahora Madrid para finalmente otorgar el edificio mediante una cesión de 25 años a la Casa de México en Madrid, el equipo de Carmena sufrió críticas desde el entorno okupa, que aspiraba a hacerse con el edificio, un espacio “perfecto” para el desarrollo de sus actividades.

Todavía se desconce el “cuándo” lograrán el objetivo, pero okupas y gobierno reman en la misma dirección y posiblemente este año o a más tardar en 2018, el ayuntamiento otorgue al “Patio” un edificio acorde con sus exigencias, que pudiera pasar por algún espacio del Centro Cultural Conde Duque o un edificio situado en la calle Gobernador esquina con el paseo del Prado, señalado como posible objetivo por el mismo colectivo, que lamenta a día de hoy, la inacción de Ahora Madrid en este sentido.

0 Comentarios


0 respuestas a “El Patio Maravillas, a la espera del Espacio Municipal “prometido””

Enviar comentario

Tu comentario sera publicado en breve